Los millones de dispositivos de esa Internet de las Cosas que nos rodea tienen un problema: recolectan información, pero no hacen nada con ella. La envían a la nube, donde grandes centros de datos la procesan para obtener ciertas conclusiones o activar ciertos eventos.

Ese funcionamiento «pasivo» de todos esos dispositivos es lo que quiere cambiar la llamada Edge Computing, un tipo de filosofía aplicable especialmente en escenarios empresariales e industriales que aporta mucha más autonomía a todos esos dispositivos, haciendo que sean algo más «listos».

Fuente: https://www.xataka.com/internet-of-things/edge-computing-que-es-y-por-que-hay-gente-que-piensa-que-es-el-futuro

Tras cuatro años de debate, la Unión Europea aprobó el Reglamento General de Protección de Datos (General Data Protection Regulation – GDPR) en abril de 2016. El GDPR está ya en vigor, si bien no será de aplicación hasta el 25 de mayo de 2018, fecha en la que se espera su pleno cumplimiento por parte de las empresas.

El GDPR está diseñado para otorgar mayor control a las personas sobre sus datos personales y establecer unas reglas comunes en toda Europa de protección de los mismos. Las empresas fuera de la UE estarán sujetas a esta normativa cuando lleven a cabo actividades de tratamiento de datos personales de individuos que residan en la UE en relación con la oferta de bienes o servicios a los mismos o con el control de su comportamiento (en la medida en que este tenga lugar en la UE).

El 50% de las compañías internacionales afirman que será complejo aplicar estas reglas, a menos que implementen cambios significativos en su forma de operar, lo que puede conducir a la designación de un

Delegado de Protección de Datos (DPO)

Si quiere saber más sobre GDPR, lea este eBook, editado por IBM.

Fuente: https://www-01.ibm.com/events/wwe/grp/grp309.nsf/vLookupPDFs/eBook%20GDPR%20Como%20funciona/$file/eBook%20GDPR%20Como%20funciona.pdf

 

Con el sistema de grabación VisionCalidad de Syscom, es posible añadir marcas de agua a las grabaciones (señal no audible que se suma a la grabación), con las siguientes finalidades:

  • Garantizar la integridad de la misma.
  • Identificar la persona que la extrae.
  • Identificar al destinatario de la grabación extraída.

Llevarán marcas al agua, tanto las grabaciones extraídas en fichero como las grabaciones que se hagan con dispositivo externo con micrófono (grabadoras, teléfonos móviles, etc.) de una señal de audio. Es decir, que cualquier señal de audio que se grabe “vía aire” llevará esa marca de agua cuando se acerque el dispositivo de grabación al micro auricular del teléfono donde se reproducen las grabaciones o grabando un audio que se reproduce a través de un altavoz multimedia o teléfono manos libres.

Por lo tanto, el dispositivo de grabación maliciosa puede estar en la sala donde se escuchan los audios, a varios metros, y la persona que está grabando de forma no autorizado dicho audio para extraerlo del Centro, está grabando sin saberlo una marca de agua que permitirá a posteriori su trazabilidad.

De esta manera, podemos conocer si una persona ha reproducido o extraído una conversación del sistema de grabación.

Si se produjera una filtración y luego se recupera dicho audio (por ejemplo, si se emite a través de una emisora de radio comercial o se filtra a la prensa…) se podrá recuperar la marca de agua, procesando dicho audio a través de la herramienta de acústica forense que incluye VisionCalidad, determinándose:

  • Fecha y hora de la grabación
  • Usuario que extrajo la grabación cuando alguien la grabó de forma no autorizada.
  • Destinatario de la grabación en el caso de una extracción autorizada.
  • Si dicha grabación está o no manipulada.

Esta app desarrollada por Telefónica es una de esas que conviene tener instaladas en el smartphone aunque ojalá nunca haya que usarla. Se llama My112 y es básicamente una forma “mejor” de comunicarse con los servicios de emergencia. Aunque llamar de viva voz al 112 sea la opción normalmente más rápida, esta app está coordinada con los Centros 112 oficiales y añade funciones extra como la geolocalización (ubicación en el mapa) que mucha gente no sabe bien cómo utilizar –pero puede ser de vital importancia

Telefónica ha trabajado en coordinación con todos los centros de Emergencias 112 de las distintas comunidades, que coordinan servicios de ambulancias, bomberos, policía y demás. Aunque todavía no funciona en todas las zonas del país, se irán incorporando más poco a poco. Actualmente ya funciona en Madrid, Castilla y León, Islas Baleares, Cataluña, Cantabria y Melilla.

En el momento en que sea necesario realizar la llamada de auxilio basta pulsar el gran botón rojo “Emergencia“; la pantalla mostrará la información de localización (¿Dónde estoy?) y el botón de llamada. Otro clic y entonces se pondrá en contacto con el operador –que instantáneamente recibirá también las coordenadas con la ubicación exacta sobre el mapa (algo que la app también hace si simplemente se marca el 112 en el terminal normalmente). Opcionalmente, permite también enviar fotografías si fuera necesario.

Recientemente se ha publicado el último informe sobre Sociedad Digital en España realizado por la Fundación telefónica. Entre las conclusiones de este estudio, cabe destacar las siguientes:

Nuestro país dispone de una cobertura de banda ancha de acceso móvil 3,5 G que alcanza prácticamente a la totalidad de los hogares españoles, mientras que la cobertura 4G (LTE) llega al 94%.

La transformación digital constituye hoy el “reto” y la “solución” de España a nivel tecnológico: nuestro futuro dependerá de la rapidez de adaptación al nuevo paradigma, de la digitalización como herramienta esencial para llegar a todos los ámbitos y de la adecuación progresiva de las infraestructuras hacia el 5G.

En España avanzan las tecnologías que nos llevarán a la Sociedad Cognitiva (robótica, Inteligencia artificial y Big Data) y a la Industria 4.0 (Internet de las Cosas, sistemas ciberfísicos y tecnologías SON: Self Organising Network).

Aumenta ligeramente la importancia que los usuarios dan a la privacidad de los datos (83,7% de los usuarios, 3,4 puntos más que en 2016). Más las mujeres (89%) que los hombres (78,3%). La confianza en la Ley Orgánica de la Protección de Datos sigue siendo alta. El 85,6% dejaría de utilizar un servicio determinado si vulnera las normas de control de seguridad. Se consolida así el aumento de la preocupación y precaución de los usuarios ante la falta de privacidad de la información en la red. Tienden a confiar en los servicios siempre y cuando sigan las normas existentes y utilizan el antivirus se mantiene como la medida más frecuente para preservar la privacidad y evitar riesgos.

El 50% de los jóvenes españoles son mobile first: consumen entre el 90% y el 100% de su tiempo en red sobre una pantalla móvil; de hecho, el 86% de los jóvenes posee un smartphone y lo usa como dispositivo de referencia para mensajería instantánea, redes sociales y consumo de música y vídeos en streaming.

El año 2017 ha visto crecer un fenómeno basado en videojuegos multijugadores de éxito cuyos torneos se convierten en espectáculos en vivo para multitudes: los eSports, que han dado el salto a la televisión.

En la nueva era digital, las brechas en los sistemas brindan a los ciberdelincuentes la posibilidad de acceder a nuestra información personal y, por ende, a nuestra identidad.  Sin embargo, los datos de voz, hasta la fecha, son difíciles de hackear para los cibercriminales. Precisamente por este motivo, bancos y empresas de telecomunicaciones están reemplazando, cada vez más, las preguntas de seguridad por la biometría de voz que, con solo unas palabras, es capaz de confirmar que eres quien dices ser, con una mejor precisión y con mayores niveles de seguridad que las contraseñas, pines o preguntas de seguridad. Además, esta tecnología también puede detectar grabaciones de habla real en vivo, permitiendo que, en caso de nos “roben” la voz, por ejemplo, mediante una grabación, esta resulte inútil a los ciberdelincuentes.

 

Fuente: https://www.contactcenter.es/predicciones-2018-tecnologia-digital-2018-22-11784/#

Las contraseñas se han convertido en un requisito ubicuo para todas las personas que quieran operar en un entorno seguro. Sobra decir que a la mayoría de nosotros nos desborda la multitud de contraseñas que debemos recordar solo para acceder a nuestras cuentas en línea. Cada vez está más claro que las contraseñas son una forma insostenible de proteger nuestros datos en línea. Del mismo modo, pedir a sus clientes que mantengan un registro pormenorizado de complicadas preguntas y claves de acceso provoca una experiencia de usuario horrible.

La verificación de la identidad a través de la biometría puede garantizar una mayor seguridad para la información privada a la vez que ofrece una mejor experiencia de usuario en el entorno digital de teléfonos inteligentes, tabletas, sensores y otros dispositivos.

Lo que convierte a la biometría en algo tan especial es que es agnóstica de la industria. No importa de qué tecnología o dispositivo se trate: lectores de huella dactilar, escáneres de retina, huella de voz, geometría de la mano, reconocimiento facial e incluso un nuevo método de autenticación basado en selfis que han desplegado MasterCard y la Asociación de Automóviles de Estados Unidos, el objetivo es verificar la identidad de una persona con una gran nivel de garantía al vincularla con diferentes mecanismos de forma simultánea y conocidas como modalidades biométricas. Todas estas modalidades, cuando se utilizan de forma coordinada, pueden ofrecer un entorno significativamente más seguro para el cliente, además de resultar mucho más fáciles de utilizar.

Piense en el siguiente ejemplo de una experiencia de seguridad biométrica omnicanal. Imaginemos que un cliente utiliza la huella dactilar de su pulgar para entrar en una aplicación de banca móvil, la cual sabe que esa persona se encuentra a tan solo unos pasos de un cajero automático. A partir de las preferencias conocidas del usuario, la aplicación podría preguntarle si prefiere retirar ya dinero del cajero o pedirle que se acerce a la máquina e identifique de forma tradicional con una tarjeta con chip y un código PIN. El cliente también podría querer que su preferencia cambie en función de la cantidad de dinero que vaya a sacar. Por ejemplo, si es menos de 200 dólares o euros, podría sentirse cómodo al permitir a su app bancaria retirar el dinero de la máquina. Pero también podría considerar que una cantidad mayor representa una transacción más arriesgada: podría preferir la seguridad de insertar la tarjeta tradicional e introducir su PIN directamente en el cajero. Todo tiene que ver con ofrecer una experiencia digital optimizada y en línea con las preferencias de los clientes particulares y de forma que se combine velocidad, precisión, seguridad y sencillez de uso.

Fuente: https://www.hbr.es/seguridad-y-privacidad/625/las-contrase-son-terribles-para-la-experiencia-de-usuario-y-la-biometr

Según Gartner, una de las principales tendencias tecnológicas para 2018 serán los sistemas conversacionales.

En opinión de esta consultora, las plataformas conversacionales impulsarán el próximo gran cambio de paradigma en la forma en que los humanos interactúan con el mundo digital. Permitirán el cambio desde un modelo basado en personas que saben hablar el lenguaje de las máquinas, a otro en que las máquinas entienden el lenguaje de las personas.  La carga de interpretar la intención pasará del usuario a la computadora. El sistema recogerá una pregunta o comando del usuario en lenguaje natural. y responderá ejecutando una función, presentando contenido o solicitando información adicional.

Una plataforma conversacional proporciona un modelo de diseño de alto nivel y un motor de ejecución en el que se producen las interacciones entre el usuario y la máquina. Como el término «conversacional» implica, estas interfaces se implementan principalmente en el lenguaje natural humano hablado o escrito. Con el tiempo, se agregarán otros mecanismos de entrada / salida para aprovechar la vista, el gusto, el olfato y el tacto para la interacción multicanal. El uso de canales sensoriales expandidos soportará capacidades avanzadas, como la detección de emociones a través del análisis de la expresión facial y el estado de salud humana a través del análisis olfativo. Pero la explotación de estos otros canales sensoriales aún tardará en iniciarse de tres a cinco años.

En los próximos años, las interfaces conversacionales basadas en lenguaje natural se convertirán en el principal objetivo de diseño para la interacción del usuario. Gartner predice que, para 2019, el 20% de las interacciones de los usuarios con los teléfonos inteligentes se realizarán a través de VPA (Virtual Personal Assitant). Una encuesta de Gartner descubrió que una cuarta parte de los usuarios de teléfonos inteligentes habían utilizado su VPA en el último mes, la mayoría de manera diaria o semanal.

Las plataformas conversacionales pueden encontrarse de manera muy reconocible en:

  • VPA, como Amazon Alexa, Siri de Apple, Asistente de Google y Cortana de Microsoft.
  • VCA (Virtual Customer Assitant) como Amelia de IPsoft, Watson Virtual Agent  de IBM o Nina de Nuance.
  • Sistemas de chatbot, como Amazon Lex, API.AI de Google, Conversación de IBM Watson y Microsoft Bot Framework

Las interacciones en plataformas conversacionales son típicamente informales y bidireccionales. La interacción puede ser una simple solicitud o pregunta (como «¿Cuál es el pronóstico del tiempo?» O «¿Qué hora es?») con un resultado o respuesta simple. Alternativamente, puede ser una interacción estructurada (como la requerida para reservar una mesa de restaurante o una habitación de hotel). A medida que la tecnología madure, las solicitudes extremadamente complejas serán posibles, lo que resultará en resultados altamente complejos. Por ejemplo, la plataforma conversacional podría recopilar testimonios orales de testigos de crímenes, lo que daría como resultado la creación de la imagen de un sospechoso.

 

Fuente: https://www.gartner.com/smarterwithgartner/gartner-top-10-strategic-technology-trends-for-2018/